miércoles, 27 de junio de 2012

Efectos de la Custodia Compartida en la Salud de los hijos e hijas


Por Soledad Muruaga

Según la Teoría del Apego, el sentimiento de seguridad de los/as menores depende de la seguridad de su vínculo con sus figuras de apego tempranas y la calidad de estas relaciones sirve como modelo de relación en su vida adulta.     
                                     
Las relaciones vinculares de la infancia constituyen los modelos que regirán las futuras relaciones amorosas del niño y de la niña en la adultez con sus parejas, familia y amistades. De estos modelos, aprenden cómo son las relaciones cercanas tanto en la vida cotidiana como en momentos estresantes.
Por ello, la calidad de la relación de una pareja tiene un papel fundamental en el tipo de vínculo que establece cada cual con su hijo o hija. 

Cuando se está pasando por una etapa de crisis en la pareja, como puede ser la violencia de género, su ruptura o una Custodia Compartida sin consenso, los patrones vinculares con los hijos e hijas tienden a hacerse desorganizados.



Influencia en los hijos e hijas de las desigualdades de género en la vida de pareja

En  informes del Observatorio de Salud de las Mujeres (OSM), publicados en 2007 por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, se pone de manifiesto  que un importante factor de riesgo para la salud de las mujeres es tener dos o  más hijos/as, lo cual no afecta de la misma forma a los hombres. 

En las investigaciones concluyen que esta diferencia es debida a la desigualdad con que  asumen la mujer y el hombre  las cargas de trabajo de la crianza y en el diferente significado de la maternidad y la paternidad tradicionales.          
                                  
En este modelo tradicional, las cargas de la crianza de los hijos e hijas, recaen de forma desproporcionada en las mujeres, que deben realizar un sobre-esfuerzo físico y emocional en las múltiples tareas de los cuidados. Sin embargo, la mayoría de los hombres representan una paternidad nominal y social, libre de las tareas de cuidados y de las culpas que esto conlleva.    

Por la misma construcción de género, el significado de las/os  hijas/os es distinto en el ideal de masculinidad y feminidad. Para las mujeres, los hijos e hijas forman parte de su integridad, del núcleo de su ser, lo que no ocurre, de igual manera e intensidad, en el caso de los hombres.
Se ha comprobado en dichos informes del OSM, que los aspectos psicosociales de género, influyen diferencialmente en la salud de padres y madres, provocando la peor salud de las mujeres.

Influencia en los hijos e hijas de las desigualdades de género en la separación de pareja

A partir de una separación, muchas mujeres se hacen conscientes  del gran porcentaje de su tiempo y de la cantidad de energías que han dedicado  a los cuidados de “los otros”, en detrimento de su promoción laboral y, por tanto, de su menoscabo económico actual.  

Aunque la ruptura de la pareja constituye una de las etapas de vida más crítica para ambas personas, los datos nos muestran que las más empobrecidas, tanto a corto como a largo plazo, resultan las mujeres.                                            

Según nuestra experiencia en la  Asociación de Mujeres para la Salud (AMS), durante más de dos décadas, ofreciendo tratamiento psicológico a un gran número de mujeres separadas, no es cierto que quedarse con la custodia de los hijos e hijas represente un beneficioso negocio para la mayoría de ellas, sino todo lo contrario, representa una sobrecarga de trabajo y numerosos problemas económicos y emocionales por las conflictivas relaciones con sus exparejas.

¿Es posible una Custodia Compartida positiva y responsable?  



lunes, 4 de junio de 2012

Jornadas Día de Acción Mundial por la Salud de las Mujeres en San Sebastián


"REDES Y MOVIMIENTOS FEMINISTAS DEL NORTE Y DEL SUR 
EN EL TRATAMIENTO DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LAS MUJERES"


Su objetivo fue analizar y debatir acciones que permitan sumar esfuerzos a la hora de promover una agenda local e internacional basada en los derechos humanos; que ponga especial atención a la promoción, defensa y realización de los derechos humanos de las mujeres, tal y como lo establecen los numerosos tratados y conferencias regionales e internacionales en esta materia.

Con la presencia de más de un centenar de activistas, organizaciones y redes de África, América Latina y Caribe, Euskadi y el Estado Español, destacadas por su amplia trayectoria en la promoción y defensa de los derechos humanos de las mujeres.

Nuestra Asociación de Mujeres para la Salud, ha estado representada en las Jornadas por su presidenta  Soledad Muruaga, que ha impartido dos ponencias: “Las Sexualidades de las Mujeres”  y  “Estrategias y buenas prácticas de trabajo en Red”






DECLARACIÓN DE DONOSTIA / SAN SEBASTÍAN

POR LA SALUD, LA CIUDADANÍA Y EL EJERCICIO DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LAS MUJERES

Las organizaciones, redes y movimientos sociales firmantes de esta DECLARACIÓN, reunidas en el marco de las I Jornadas Internacionales, organizadas por Haurralde Fundazioa: “Redes y movimientos feministas del norte y del sur en el tratamiento de los derechos humanos de las mujeres”, celebradas el 28 y 29 de mayo de 2012 en Donostia - San Sebastián

AFIRMAMOS

Que estamos padeciendo una crisis civilizatoria y no solo financiera, donde la especulación de los intereses capitalistas internacionales está provocando la violación sistemática de los derechos humanos en todo el mundo, el ejercicio de nuestra ciudadanía y el debilitamiento de nuestras democracias

Que esta crisis civilizatoria está siendo especialmente utilizada por organizaciones antidemocráticas para socavar los derechos humanos de las mujeres, especialmente los derechos sexuales y los derechos reproductivos en todo el mundo

Que los Estados tiene la obligación de proteger, defender y garantizar los derechos sexuales y derechos reproductivos, tal como se reflejan en los órganos internacionales de derechos humanos

Nuestro compromiso con el marco internacional de protección de los derechos humanos y los acuerdos internacionales suscritos por los Estados, en especial, la Conferencia Internacional de los Derechos Humanos (Viena, 1993); la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (El Cairo, 1994); y la IV Conferencia Internacional sobre la Mujer (Beijing, 1995)

Nuestra voluntad de organizarnos, apoyarnos mutuamente y resistir estos ataques fundamentalistas, con nuestro compromiso con el desarrollo y capacidades humanas, por lo cual nos adherimos a las Declaraciones y Compromisos emanados en distintas partes del mundo recientemente y similares a este como: la Declaración de los V Diálogos Consonantes (Madrid, abril de 2012); el Compromiso de Montevideo (Uruguay, mayo de 2012); la Declaración de Estambul (Turquía, mayo de 2012); y la Declaración de la Plataforma Estatal para la Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Madrid, mayo de 2012), así como a todas las iniciativas que busquen nuestros mismos objetivos

Que hoy más que nunca debemos fortalecer nuestro compromiso por medio de la alianza de organizaciones del norte y del sur, el fortalecimiento de redes locales, regionales e internacionales; la creación de nuevos espacios de articulación en el ámbito iberoamericano y africano, y la generación de un movimiento global de activismo a favor de los derechos sexuales y derechos reproductivos


EXIGIMOS AL ESTADO ESPAÑOL

Que cumpla con la reciente Observación del Comité sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas (E/C.12/ESP/C0/5) en la que se le insta a “garantizar la plena aplicación de la Ley Orgánica 2/2010 de 3 de marzo de 2010 (de Salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo) en todo el territorio nacional. En este contexto, el Comité recomienda al Estado parte adoptar un procedimiento básico común a todas las comunidades para garantizar un acceso equitativo a la interrupción voluntaria del embarazo; para asegurar que el ejercicio de la objeción de conciencia por parte de médicos y de otros miembros del personal sanitario, no constituya un obstáculo para las mujeres que quieran poner fin a un embarazo; y prestando una atención especial a la situación de las adolescentes y mujeres migrantes.”

Que retroceda en su decisión de recortar su nivel de ayuda oficial al desarrollo y que en el nuevo Plan Director de la Cooperación Española al Desarrollo o se establezcan medidas concretas para alcanzar el 0,7% del PIB en el año 2015, de acuerdo con los objetivos asumidos a nivel internacional, recordando que al menos el 9% de la AOD debe ser destinada al sector género y el 6% al sector salud

Que la promoción y defensa de los derechos sexuales y derechos reproductivos debe formar parte de las políticas de cooperación internacional al desarrollo, haciendo especial énfasis en el fortalecimiento de las organizaciones de defensa de los derechos humanos de las mujeres, del norte y del sur, dando cumplimiento a los acuerdos internacionales suscritos como Estado

Que los entes descentralizados y comunidades autónomas cumplan también con los compromisos asumidos en materia de derechos sexuales y derechos reproductivos y cooperación al desarrollo y que estos sean reflejados claramente en sus planes y políticas públicas.


A LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS DE EUSKADI

Además de todo lo expuesto, que presten especial atención a la armonización de los derechos sexuales y derechos reproductivos en el marco del sistema internacional de los derechos humanos, en la formulación de planes y políticas de cooperación al desarrollo; y proporcionen formación específica sobre esto a los distintos actores de la cooperación y a las organizaciones sociales de Euskadi


En Donostia / San Sebastián, a los 30 días del mes de mayo del año 2012